Creo en ti:

Dios Padre y Madre,
creador de mi vida en todo trance,
creas lo que veo y lo que siento en mi corazón

Creo 

que este gran proyecto, el Reino,
necesita tener mis manos abiertas
y mi corazón dispuesto
para amar a todos
con la misma gratuidad e intensidad
con que Tú me amas siempre.

Creo

asombrado, amoroso,
seducido y convencido;
y estoy dispuesto a entregar la vida entera
a la causa del Reino.
Quiero que así sea, con la ayuda de Dios.

Creo en ti

Señor Jesucristo, hermano cercano y fiel,
que con tu amor infinito me llamas a vivir a tu lado
y me muestras la vida verdadera
cuando dejo de mirarme sólo a mí
y comienzo a descubrir lo que tienes preparado
para quienes te buscan
en medio de sus hermanos más pequeños.

Creo en el Espíritu de Vida 

que levantó mi vida de las tinieblas
y me ha mostrado cuán grande es
el amor que Dios me tiene,
me ha enseñado a confiar en Dios solo,
me ha llevado más allá de mis planes
y siempre ha rebasado cualquier expectativa.
El Espíritu, Tu Espíritu
da fuerza y sentido a mi vida entera
porque quien soy yo se lo debo a su Gracia infinita.