Óscar siempre me había insistido que este sitio podría crecer y encontrar nuevas formas de relación con quienes lo llegan a leer, e incluso atraer más lectores. Mi intención original se ha modificado a lo largo de once años de trabajo, y considero que hoy mi vida se pone delante de otras exigencias, otros modos de relación, incluso.

Ya no hablo de un «blog» solamente. Ahora mi intención es que este espacio vaya construyendo encuentros, animando a quienes también van camianando en búsqueda de la bendita semejanza, ofreciendo una visión personal de la vida que pueda enriquecer a quien la lea –al menos entretenerlo.

Con la gran ayuda de Óscar, he ido comprendiendo nuevas formas de expresar la compleja realidad que ahora vivo. La cotidianidad que experimento está ligada intrínsecamente al ser escolapio. ¿Cómo poder mostrarme sin hablar de las Escuelas Pías? La renovación de este espacio obedece a dar una respuesta. Mi vida ha cambiado en los últimos cuatro años y medio; deseo reflejarlo aquí.

Varias nuevas personas, tanto aquellas con quienes vivo y comparto el caminar, como quienes solamente han compartido una jornada, un fin de semana, una sesión… Lugares nuevos donde transcurrir mi vida, en los que sueño llegar, en donde he ido comprendiendo que mi existencia adquiere completo sentido cuando se entrega, callada y diligentemente.

BUZÓN

En este espacio, queremos oír tus sugerencias. Da clic y cuéntanos qué pasa.