Después de tanto pensarlo, me quedo más atónito entre más veo y convivo con mi ahijada.

Sofi: Gatito come…

Yo: ¿Ah sí? ¿Qué come el gatito? (haciéndome el adulto que ya lo sabe todo)
Sofi: Mmm… ¡¡Croquetas!!
Yo: ¿croquetas? ¿Ratones… no? ¡No! Tienes razón, los gatos ya sólo comen croquetas.

El adulto que lo sabe todo estaba refundido en lo más profundo de mí. Yo, con una sonrisa y meneando la cabeza tenía que admitir que los mundos cambian, y que los gatos, hoy, comen croquetas. ¡¡Ella lo sabe!!

=0=

Ya salí de vacaciones. Por lo menos en el imaginario. Soy oficialmente un empleado feliz en épocas navideñas. ¿Por qué? Ah, pues porque tengo un pequeño aguinaldo que no me alcanza para los sueños, pero sí para quedarme despierto dos horas más. Porque me han dado una prima vacacional que graciosamente equivale a un boleto ida y vuelta a una población cercana. Más que prima es una tía lejana -muy lejana- que no heredó mucho. Y sin embargo, me quedé feliz, con mi cara de tonto viendo el cheque y firmando las 8 copias de recibido.

Haré lo posible por guardarlo… España tiene que ser una realidad en verano. ¡Dios!

=0=

Algún tiempo atrás me di cuenta de que ya no ponía mucho por aquí. Creo que es porque no acababa de estar cómodo con mi situación. No sé si lo de ahora es más resignación o que la dosis de realidad en tabletas de 500 mg. por fin dio resultado. Y no creas, querido lector, no me duele tanto la realidad que vivo. (Eso quiere decir, sí, que duele) Además, sé que todo es un estado pasajero y que la vida es tan cambiante que no la puedes asir con los dedos. Agua que escurre, del río que cambiando permanece.

De pronto como que la vida comienza a anotar puntos para mi favor. Se siente bien. Sólo que me encantaría tener con quien compartir otro sentido de relación humana… y sin embargo no quiero buscar nada. NO estoy de humor para buscar nada con nadie, bajo casi ningún término.

….

seguiremos informando

(y sí, el título del post debería ser censurado en este blog, ¿no querido lector?)