Desde la fonoteca de Oti, esto que viene para momentos de depresión, de cuando tú pusiste lo que debió ponerse y te encuentras la respuesta menos deseada, la confusión infantil y el rechazo. En fin, que sin dolor no hay vida, también hay que decirlo y saberlo aceptar.

Del señor Fernando Flaquito (jajaja) esto que va más o menos así.

Si existiera un dios
preferiría que fuera mujer
y así hablarle de tu, y de tí,
y que me aconsejara.
Preferiría que fuera mujer,
y que fuera mi amiga,
y que su sexo no fuera barrera,
sino pretexto.

Que fuera mujer y amiga
de aquellas que dan la vida
cada vez que lo solicitas.
Que fuera mujer y amiga
para que me escuchara y me consolara
y cerrara mis heridas.

Si existiera un dios
en definitiva me gustaría que fuera como tu, aunque entonces
¿yo que haría?

Juro que no vuelvo a hablar del tema
porque aunque no quiera todo terminó
Cada quien mañana se dará la vuelta
hacia su destino sin decir adiós

Juro que no vuelves a escuchar mi voz
no importa que estalle todo mi interior
aunque yo no entienda ya esta situación
esta historia acaba porque nunca comenzó.

Te doy la espalda, empiezo a andar
pero no dejo de pensar
prendo un recuerdo para evaporar tu amor
y más se inflama el corazón

Juro que no vuelves a mirar mi cara
mis manos hurgando por tu pantalón
No voy a causarte más de dos problemas
si es que alguna vez escuchas mi canción

Juro que no vuelves a escuchar mi voz
no importa que estalle todo mi interior
aunque yo no entienda ya esta situación
esta historia acaba porque nunca comenzó.

Te doy la espalda, empiezo a andar
pero no dejo de pensar
prendo un recuerdo para evaporar tu amor
y más se inflama el corazón
Juro que no vuelvo a hablar del tema
porque aunque no quiera todo terminó


Sí me siento un poco triste y desolado… pero es mejor sentir esto un rato y ya no la incertidumbre, ni la añoranza de estrellas fugaces que se ocultan después de un breve resplandor. Inflamar el corazón provoca uno de los dolores más grandes para el alma humana, pero es lo que la engrandece, a fin de cuentas…

Si por ser bueno y “maravilloso” me mandan a donde estoy… lo único que queda es no perder el estilo 🙂 jajajaja: No puedo ser malo, es negarme a mí mismo. Puedo intentar ser un maldito y disfrutarlo… pero luego se me pasa. No sirvo para eso.