Hola, hermanita.

Me da mucho gusto poder leer tus líneas. He estado dando vueltas por todos lados, y no me he dado el espacio para platicar con ustedes. Discúlpenme.

Lo que me cuentas de la infección de mamá, ¿fue porque no terminó su tratamiento, o una infección diferente? Me alegra saber que encontraron la salida y ella se puede sentir mejor. Aquí, le manda saludos TODO MUNDO. Mayra me preguntó por ella ayer. Julio y mis hermanos me han preguntado hace dos días,  mientras teníamos la reunión de planeación de los apostolados para este año. El padre Rafael y el padre Carlos me preguntaron en cuanto llegué al prenoviciado.
Hablando de eso, ya estoy en casita. Hice un par de movimientos en la habitación. Uno, la cama la he puesto casi bajo la ventana. Temía que el frío fuera un problema, pero hasta ahora todo ha ido bien. Otro, el escritorio quedó en  el rincón donde estaba la cama. Y mientras movía todo, me encontré que tengo libros y ropa que no ocupo. Creo que voy a meter todo en una capital,  tal vez lo mande a Oaxaca de vuelta.
Por aquí, mientras escribo, asisto a un simposio de misionología que organiza la UIC por los 40 años de su fundación. Ha sido interesante. Además de la escuela, tendré que ir apoyando a los chavos con su escuela. Sus notas del bachillerato están bajas, así que en vez de la materia de inglés, vamos a trabajar en la lógica y las posibles lagunas que les impidan comprender las materias. Los pongo en su oración para que el buen Dios nos ilumine a todos en nuestra tarea escolar.
Las tardes estarán dedicadas a eso, pero también a los apostolados. Primero, la catequesis: sigo en la situación que tuve el curso pasado, con una intención más fuerte en el grupo de perseverantes para no perdernos. También me ha pedido que trabaje en un equipo que comenzará a diseñar un proyecto que orquesta las obras que tenemos en el sur bajo líneas de trabajo. Y, por el lado de la revista ENCUENTRO, sigo trabajando y he llegado a la conclusión de que es mejor irnos al formato digital solamente. El ahorro de recursos puede invertirse en las experiencias vocacionales que existen a lo largo del año. Si me aceptan la propuesta,  ya recibirás la revista en tu correo.
En fin,  con eso y la clase de inglés, y lo que vaya saliendo, tengo para entretenerme un poco. Ha sido un buen verano y comienza el ciclo escolar con retos que nos pedirán más audacia y alegría. Dios proveerá.

Agradezco mucho los saludos de todas esas personas que me recuerdan. Les tengo siempre  en mi oración, para que el Señor nos bendiga abundantemente y nos permita mirarnos cada día más con la misericordia que él mismo nos tiene. Así,  podremos enfrentar la vida con alegría y esperanza.

Te quiero mucho, hermanita.
Mando mucho cariño, un abrazo y un beso grande para mamá.

Dios nos tiene siempre en su corazón.

Otilio Ramón Sch P.