Tengo razones para estar alegre, y aunque no las tuviera, el Señor pondrá un arcoiris detrás de todas las nubes que en mi cielo hubiesen.

Si no tienes la felicidad no culpes a nadie, busca más bien, la solución entre tus ropas, algo deberás encontrar. Somos responsables de lo que acontece en nuestra vida.

La vida no se te dio para que la desperdicies lamentando tu realidad y autocompadeciéndote, sentado a la orilla del camino, cerrando todas las puertas antes de verlas siquiera.

No tener la seguridad absoluta de lo que hacemos en esta tierra, no implica que dejemos de buscarlo. El no encontrarlo aún, no implica que no exista.

Un hombre sin fe es una marioneta lista para que cualquiera la lleve a ninguna parte.