No te acostumbres a vivir en las cosas de Dios, pero sin Él.

Columba

Guitarrista y fundadora, Jesús Milagro y Esperanza

Carta de Columba para Oti

Quiero pedirte que siempre vivas como Cristo, Él nos enseño como debemos vivir, mostrando ante todo humildad y amor hacia el prójimo, cuando seas sacerdote no seas un padre sentado en un trono de oro, sé un pastor de la calle, un pastor que viva la realidad de sus ovejas. Jesús nunca se quedó sentado en un trono en un palacio con las mejores comodidades del mundo; eligió estar con su pueblo en la calle compartiendo su sufrimiento  y angustia, pero llevándoles amor a su corazón. Sigue siendo tan humilde como siempre lo has sido, los apóstoles nunca predicaron la palabra de Dios en lujosas carrozas o bajo un techo de cristal, ellos iban sólo con un bastón y un par de sandalias y con eso lograron convertir naciones enteras y cambiar el mundo para siempre. Nunca dejes de ser ese gran ejemplo de sencillez y de humildad. La Iglesia de hoy necesita verdaderos guerreros que lleven su mensaje a todo el mundo, verdaderos agentes de cambio, ejemplos de vida, así como lo fue Jesús. Sé siempre un sacerdote que viva como vivió Cristo. El cual siendo Él el mismísimo hijo de Dios escogió nacer  en un establo en medio de la inmundicia y de la pobreza y no en un palacio de oro. Siendo Jesús el hijo de Dios, escogió morir de la manera más humillante y dolorosa que existía, todo esto por amor, por amor a todos nosotros.

Por eso mi querido amigo, te pido que seas como Él ya que su amor infinito y su eterna misericordia es la razón de tu vocación. No es necesario que uses sotanas con bordados de oro ni zapatos hechos a mano. Deja que tu vestimenta sea bordada por la gracia del espíritu santo y tus zapatos hechos por el amor de Dios. Refleja humildad y caridad ante todo el que te vea. Recuerda siempre quién eres, y sé muy agradecido. Honra la memoria de tus padres, y de tus antepasados. Llena de mas Orgullo a tu hermana Ángeles. Nunca olvides ni a tu pueblo ni a tu gente. Dios llama a quien ama… ¡Y se fijó en ti!

No persigas honores, ni  fama, ni lujos, ni confort, ni placer, date cuenta de que irás a donde el Señor te envíe… ¡Confía en que nunca te faltará lo necesario! ¡Dios no olvida sus promesas… siempre las cumple! Jamás dejes de orar. Nunca te olvides de recibir con fe los Sacramentos. No te acostumbres a vivir en las cosas de Dios pero sin Él. Recuerda que se trata de tu Motor, de tu Combustible, de tu Fuerza…

Goza cada momento de la jornada. Éntrale con esas ganas de siempre a cualquier cosa que vayas a realizar. Aprende mucho más de lo que ya has aprendido, prepárate aun mejor para todo lo demás que vendrá…

Por último mi querido amigo quiero pedirte que ante todo les hagas caer en cuenta a tus ovejas y al mundo entero de que nuestra Iglesia no es un museo de santos sino un hospital de pecadores. Pero sobretodo, nunca, jamás dejes de ser tú, Oti, ese maravilloso ser humano que eres, del cual me siento muy orgullosa de ser amiga y del que agradezco siempre a Dios por enviarlo a mi vida, ese  amigo que está en todo momento para escuchar a sus amigos en los momentos difíciles, el que nos reconforta con unas hermosas y maravillosas palabras, mil gracias por eso y por mucho mas Oti.

Gracias por tu sacrificio y que Dios te bendiga por Siempre….

Una oveja de tu próximo rebaño.